JULIO DE PABLO


Nació en Revilla de Camargo (Cantabria) en 1917.

Dirigió sus primeros pasos como artista pintando paisajes de Riancho, pero pronto, de un modo muy consciente y reflexivo, y con una concentración extrema, se introdujo en su propio mundo aislándose de todo aquello que le rodeaba.

Las formas de su obra nos han revelado los misterios de su propio mundo, que no es más que una prolongación poetizada y bellísima del nuestro. Cada elemento aparece concebido y ordenado para transformar la obra en un ejercicio esencial de arte.

Julio de Pablo representa hoy en día un punto y aparte en el arte de nuestro país, creador de una pintura de fundamental importancia, de aspiración profunda y apasionada.




pablo julio de

Julio de Pablo, decano de la pintura cántabra e insigne referente cultural de la región, falleció esta pasada madrugada en Torrelavega a los 91 años de edad.

La obra de Julio de Pablo nunca ha dejado de estar presente en cualquier acontecimiento vinculado a la pintura cántabra y, casi tampoco, en nigún referente cultural que se precie de serlo. Colectivas, revisiones, hallazgos, repasos históricos y críticos..., tras ellos ha estado siempre la huella del pintor.

Nacido en Revilla de Camargo el 26 de julio de 1917, trabajó como pintor industrial e hizo sus estudios en la Escuela de Artes y Oficios de Santander. Siempre reconocía que su vocación pictórica nació al establecer contacto, en 1939, con la obra de Riancho, de la que era gran experto.

Decano de la pintura cántabra, su primera exposición fue en Santander en 1947, en el antiguo Ateneo, comenzando una trayectoria imparable que llegó a museos, salas, galerías.... Las primeras influencias dieron paso a una pintura propia, personal, con la que siempre ironizó: «es una figuración abstracta, o una abstracción de la figuración. Eso es lo mío», decía.

Tras la experiencia y el oficio no obstante, se revelaban los frutos de un artista al que siempre le ha gustado pintar cuadros y que se definía como «un pintor de vocación», convencido de que la base del trabajo reside en la «perseverancia».

Más sobre el artista

Evolución

Según definía el genial poeta José Hierro, De Pablo descubre el posible camino del informalismo cuando éste irrumpe en el arte español contemporáneo. Recorre un camino que va de árboles otoñales, con campos dorados por el crepúsculo, a marinas espectrales, grises de plata invadiéndolo todo... Le califica de pintor tradicional que emplea técnicas de vanguardia sin tratar de desconcertar.

Tras el encuentro inicial con Riancho, la reducción de la realidad a una sintesis espectral y el descubrimiento del gris en las creaciones de Julio de Pablo se deben a Pancho Cossío, pasando a un informalismo que atisba surrealismo por lo que alude a onírico e inquietante.

Su paleta estaba marcada por una expresividad melancólica, por la utilización del color como medio para conseguir una emoción y un mundo de misterio en su pintura.

Con la muerte de Julio de Pablo se pierde una figura fundamental de la pintura de Cantabria durante el último siglo. Su obra queda como perenne huella y legado de su ingente creación.

EL DIARIO MONTAÑÉS




¿Quién era Julio de Pablo?

Viernes por la mañana, bajo la fina lluvia de nuestra tierra, el admirable y bueno de Julio de Pablo, simplemente y piadosamente ha fallecido, por lo que el Arte de Hoy pierde a un gran pintor y una gran figura.

Más de medio siglo de historia me une a Julio de Pablo; su amistad con mi familia era anterior a nacer yo, por ello, en estos momentos como una ráfaga pasan por mi cerebro y por mi alma escenas entrañables que hemos vivido juntos.

¿Quién era Julio de Pablo? A quien preguntéis os contestará: fundamentalmente un hombre sencillo, bueno, modesto, elegante, solitario que desde muy joven emprende los primeros pasos pictóricos sólo sin ninguna ayuda, sin pertenecer a ninguna Escuela, y que poco a poco expone su arte en toda España y en el extranjero y contacta con todos los grandes del siglo XX, pintores, escritores, poetas.

¿Quién era para mí Julio de Pablo? Era mi amigo. Desde niño, cuando visitaba la casa de mis padres, entonces el viajaba por Europa y cuando volvía nos contaba todas sus vivencias, yo le admiraba.

Un día, más tarde le pregunté: Julio, ¿Qué es pintura? Y el me dijo José Ramón la pintura es color. Con ello estaba abriendo mi cerebro y metiéndome en él, el Arte y enseñándome a vibrar al ver un cuadro. Julio, Tú, únicamente tú eres el responsable de mi pasión por la pintura y de la de todos los míos. Tú me iniciastes en mi colección de arte, yo tengo a los artistas que tu dijistes y mis hijos y los hijos de mis hijos, todos nosotros Julio, amamos el arte por ti.

¿Cuántas horas hemos pasado juntos Julio?, cuantas veces te he preguntado ¿Cómo bombardeaban en Berlín en la segunda guerra mundial cuanto tu estabas rotulando las locomotoras de Hitler 'Rodando hacia la Victoria'?. Cuéntame Julio otra vez cuando te preguntaron si aquel cuadro era de Riancho o no, cuéntame Julio cuandoPancho Cossío te dijo que pintabas muy bien.. Y así pasamos muchas horas y así se pasó más de medio siglo.

Jamás te oí hablar mal de nadie; los pintores de tu generación fueron tus amigos y si yo tengo obra de ellos es gracias a tí.

Julio ¿Cuántos momentos hemos pasado juntos? Viste nacer a mis hijos y a los hijos de mis hijos y cualquier sobresalto en tu salud siempre me llamabas. Para tí no hubo más médico que yo, y bien es verdad que yo estuve a tu lado como no podía ser de otra forma desde el principio hasta el fin.

Julio ¿eras huraño? Te lo preguntaba Gerardo te recuerdas,

Querido Julio, qué humildad altiva la tuya al contemplar tus criaturas. Huraño como eres, aventuras hasta el beso el amor que os cautiva.

Un día el 8 de Abril de 2004 me dijistes: José Ramón he pintado mi ultimo cuadro te lo regalo, junto con el bastidor que ya sabes perteneció a Sorolla, y lo he titulado 'Fin de Curso'. Después, Julio, juntos comenzamos un nuevo camino, tú eras mi paciente y yo estaba como médico y amigo a tu lado. Al final la comunicación era difícil aunque tú con tus ojos profundos me mirabas y me decías todo. y yo te preguntaba ¿tienes dolor Julio? No, me contestabas. ¿Quién era mejor Julio, María Blanchard o Pancho Cossío? Y me contestabas, María. Te insistía ¿Por qué Julio? Y me contestabas porque sí.

Querido Julio «qué grande eres».

20.06.09 - José Ramón Rodríguez Altonaga, médico personal de Julio de Pablo